Este es un mural que realicé en 2015 en la Escuela 15 de Ensenada, una pequeña ciudad al borde del Río de La Plata, cuyo Astillero le confiere un antiguo sabor de comunidad obrera. Este año volví a Argentina y restauré ese mural. Así quedó luego de la ampliación y reinterpretación, lo cual es signo de que uno mismo no es el mismo cinco años después

This is a mural I made in 2015 at School 15 in Ensenada, a small town on the edge of the Río de La Plata, whose shipyard gives it an ancient flavor of working-class community. This year I returned to Argentina and restored that mural. That is how it was after the expansion and reinterpretation, which is a sign that no one is the same person five years later.